Samsung adapta nuevas funciones a sus televisores QLED para mejorar el rendimiento gráfico en el uso de videojuegos de última generación.