Rosabel Meleán

Para nadie es un secreto el enorme éxito de El juego del calamar,  pues gracias a los excelentes resultados de vistas obtenidos por esta serie, Netflix sigue apostando por las producciones de Corea del Sur, por eso  este 19 de noviembre llega Rumbo al infierno, original del director Yeon Sang-ho con toques sobrenaturales y fantasía.

Rumbo al infierno, es una producción original  del director Yeon Sang-ho, el mismo que arrasó con Train To Busan, la claustrofóbica cinta de zombies a bordo de un tren donde un padre y su hija lo tienen muy difícil para salir con vida. Es experto en ciencia ficción y fantasía, como demostró en Psychokinesis, la primera película coreana sobre un superhéroe. Es la segunda producción que hace para la pequeña pantalla después de The Cursed, una serie sobre una adolescente que puede provocar la muerte usando nombres, fotos o pertenencias personales.

Otra señal de su posible éxito es que nació en 2002 como un corto de animación de 11 minutos. Rumbo al infierno surgió en este formato y, después, se convirtió en un webtoon -un cómic digital diseñado sobre todo para móviles que se usa en Corea del Sur-. La buena acogida de estas dos piezas fue lo que llevó al cineasta a convertirla en una serie de televisión para Netflix.

Su primera temporada se compone de seis episodios que estarán disponibles en la plataforma de ‘streaming’ el mismo día de su estreno.

Con Sensacine