El presidente de Rumania, Klaus Iohannis, firmó este viernes un proyecto de ley respaldado por Estados Unidos que prohíbe a China y Huawei participar en el desarrollo de sus redes de telecomunicaciones 5G, por motivos de seguridad.

Rumanía aprobó en abril la prohibición de las compañías dominadas por China, y el Parlamento la autorizó posteriormente.

Los beneficiados por esta decisión serían las firmas europeas Ericsson y Nokia, que podrían convertirse en un duopolio de proveedores de 5G en caso de que los chinos sean excluidos del mercado.

Por su parte Huawei ha negado en varias oportunidades tener puertas traseras para espiar a través de sus redes móviles en el que China podría tener acceso.