Los adelantos tecnológicos no cesan y, por el contrario, generan nuevas cosas a cada momento. La empresa Rolls Roys da un golpe a la mesa y en cuanto a la aeronáutica se refiere sorprende al mundo con su anuncio de un proyecto para desarrollar un vehículo eléctrico híbrido que despega y aterriza verticalmente, y podría estar en el aire en un plazo de cinco años.

Rolls Royce dio a conocer sus planes en el Salón Aeronáutico de Farnborough, cerca de Londres, en momentos en que otros grupos industriales exploran este prometedor sector.

El fabricante británico dio un paso al frente respecto a sus probables competidores con la presentación de su “taxi volador”, y por lo pronto espera fabricar, en los próximos 18 meses, un prototipo que podría estar activo a principios de la década de 2020.

Lo ha denominado EVTOL, siglas para definir al Vehículo Eléctrico de Despegue y Aterrizaje Vertical). Tendría capacidad para cuatro o cinco pasajeros y podría alcanzar una velocidad máxima de 322 km/h, con una autonomía de vuelo de 805 km.

“Veremos volar un producto similar en este mercado en un plazo de entre tres y cinco años, y haremos una demostración del sistema dentro de dos años”, dijo Rob Watson, encargado de la división eléctrica de Rolls-Royce en declaraciones ofrecidas a la agencia internacional de noticias AFP.

Aparte de poder suspenderse en el aire, el futuro vehículo tendrá como otro de sus atractivos su dualidad ya que utilizará una turbina de gas tradicional completada por un sistema eléctrico.en cuyo desarrollo se han invertido ya varios millones de libras.

A la par, Rolls-Royce estudia un producto 100% eléctrico que no es sin embargo tan evolucionado como el “taxi volador” híbrido. “Hay un mercado emergente de aviones totalmente eléctricos pero creemos que existe un nivel de requisitos que hoy un sistema totalmente eléctrico no puede proveer”, agregó Watson.

“El ‘todo eléctrico’ es el medio para moverse por una ciudad (…) pero para ir de Londres a París querremos un artefacto que permita recorrer esa distancia. Y son los sistemas de propulsión híbrida los que ocuparán ese mercado”, asegura el alto ejecutivo..

Rolls-Royce no está sólo en el mercado del “taxi volador” híbrido. Otros grupos, como Uber, el proyecto “Kitty Hawk” respaldado por Google, Lilium Aviation en Alemania, Safran en Francia y Honeywell en Estados Unidos llevan a cabo investigaciones en este sector.

El viraje de la industria aeroespacial hacia la propulsión eléctrica recuerda al de la industria del automóvil, en la que los coches eléctricos ganan terreno en términos de popularidad y de desempeño.