A través de sus redes sociales, Rockstar Games emitió un comunicado sobre la noticia de la semana, el mes y puede que del año: los 90 vídeos filtrados sobre Grand Theft Auto VI. En su declaración, la compañía confirma lo que era un secreto a voces, que los leaks pertenecen realmente a GTA VI, y aprovecha para aclarar su hoja de ruta con el juego tras lo sucedido. Parece que, a pesar de todo, no alterarán sus planes y lo presentarán en sociedad «cuando esté listo».

«Recientemente hemos sufrido una intrusión en nuestro sistema y una persona sin autorización ha accedido y descargado de forma ilegal información de nuestros archivos, incluyendo material del próximo Grand Theft Auto en un estado de desarrollo prematuro. En estos momentos no anticipamos que esto suponga la interrupción del servicio actual de nuestro juegos ni efectos a largo plazo en el desarrollo de los proyectos en curso», reza la primera parte de la misiva.

«Estamos francamente decepcionados con que los detalles de nuestro próximo juego se hayan compartido de esta manera. Nuestro trabajo en el próximo Grand Theft Auto continuará según lo planeado y seguiremos comprometidos con brindarles a ustedes, los jugadores, una experiencia que realmente supere vuestras expectativas. Tendremos una actualización para todos pronto y, por supuesto, presentaremos el juego cuando esté listo. Queremos agradecer a todo el mundo el apoyo recibido en esta situación», concluye la nota de Rockstar.

Las consecuencias de la filtración

Es posible que las filtraciones de GTA VI tengan más consecuencias de las que admite Rockstar. De primeras está claro que pondrá en stand by el curso de trabajo durante unas semanas, a la espera de calcular los daños y ver cuánto se filtró. Después es probable que derive en complicaciones en el entorno laboral de sus empleados. Que se reduzca la flexibilidad para trabajar desde casa, que aumente el control y la desconfianza en la oficina.

Por supuesto también restará factor sorpresa a futuros anuncios, añadirá presión para que se mantengan ciertas características probadas y seguramente retrase todo hasta que la compañía se asegure de que el código fuente vuelve a estar única y exclusivamente en sus manos. A Half-Life 2 le supuso un año y medio extra superar una situación similar.

Y en medio de todo ya salen las opiniones y críticas de aquellos que no comprenden lo que es una build o un juego en desarrollo. Ya han salido los primeros gurúes que se quejan de los gráficos, la jugabilidad y ciertas decisiones y añadidos de este GTA VI. Como si fueran definitivos, como si no comprendieran la metáfora del cuerpo humano y no entendieran que no estamos viendo más que un esqueleto. Con las filtraciones nadie gana.

Fuente: MeriStation