Ante la escasez de mano de obra derivada de la pandemia, Japón está probando robots capaces de desempeñarse en oficios que requieren de alta interacción entre las personas, como, por ejemplo, carteros y camareros.