Inspectores británicos de ciberseguridad manifestaron este jueves que encontraron importantes problemas técnicos en el software de la compañía de telecomunicaciones china Huawei que plantea riesgos para las redes móviles del país.

Según el informe, solo es posible dar “garantía limitada” de que los riesgos de seguridad nacional a largo plazo de la participación de la empresa asiática en las redes de telecomunicaciones británicas se pueden gestionar de manera adecuada.

El gobierno de Estados Unidos quiere que sus aliados europeos prohíban a Huawei de las redes móviles de próxima generación que se lanzarán en los próximos años debido a los temores de que sus equipos puedan usarse para el ciberespionaje. Sin embargo, Gran Bretaña no se ha negado hasta ahora, diciendo que puede manejar los riesgos sin recurrir a un boicot.

El informe también señaló que las autoridades británicas de ciberseguridad no creían que los defectos fueran el resultado de la “interferencia del estado chino”, reseñó AP.

Desde 2010, el equipo de la empresa de telecomunicaciones china es utilizado por las compañías de teléfonos móviles británicos y ha sido inspeccionado por el centro de evaluación, que está financiado por Huawei y supervisado por una junta encabezada por un funcionario británico.

El informe anual de la junta de supervisión también criticó al gigante tecnológico asiático por “no haber progreso material” al corregir las deficiencias técnicas observadas en el informe de 2018.

Huawei negó que el informe sugiera que las redes móviles británicas son más vulnerables que el año pasado.

“Entendemos estas preocupaciones y las tomamos muy en serio”, expresó la compañía en un comunicado. Los problemas que se han identificado “proporcionan información vital para la transformación en curso de nuestras capacidades de ingeniería de software”, que la compañía se comprometió en noviembre a gastar $ 2 mil millones.

Sin embargo, la junta de supervisión indicó que no ha visto nada que le brinde confianza de que Huawei tiene la capacidad para llevar a cabo la transformación.