El Gobierno británico permitirá a la empresa de telecomunicaciones Huawei contribuir a la instalación de la red 5G en el Reino Unido pese a las advertencias sobre las posibles amenazas de seguridad, informó este miércoles The Daily Telegraph.

Según el medio británico, el Consejo Nacional de Seguridad del Reino Unido, presidido por la primera ministra, Theresa May, dio luz verde este martes en una reunión a que la compañía china tenga un acceso limitado para poder construir parte de la llamada infraestructura “non core” (no crucial) del sistema 5G, como serían, por ejemplo, las antenas, reseñó EFE.

Supuestamente, durante ese encuentro, varios ministros del Gabinete de May, entre ellos el titular de Interior, Sajid Javid, el de Asuntos Exteriores, Jeremy Hunt, o el responsable de Defensa, Gavin Williamson, manifestaron inquietudes acerca de esa decisión.

Sin embargo a Huawei no se le permitirá suministrar a operadoras de ese país elementos cruciales (“core”) de la futura red de telefonía móvil 5G, de acuerdo a lo acordado en el citado encuentro.

Desde varios sectores se ha alertado de los posibles riesgos de seguridad que podría entrañar permitir al gigante tecnológico chino acceder a la red de comunicaciones británica.

El director de la agencia de espionaje británica GCHQ, Jeremy Fleming, señaló el pasado mes que este país debe comprender cuáles son las “oportunidades y amenazas” que representa la tecnología china.

En un tuit, el presidente del Comité de Asuntos Exteriores, Tom Tugendhat, dijo este miércoles que permitir al mayor fabricante del mundo de equipos de telecomunicación construir parte de la infraestructura británica 5G “haría que los aliados duden sobre nuestra habilidad para mantener información segura y socavaría la confianza esencial de la cooperación del Club de los Cinco Ojos”.

Desde la primera acusación de EE.UU. hasta hoy, Huawei siempre ha negado haber recibido financiación del Estado chino e insiste en que es una compañía privada, independiente de cualquier influencia del Gobierno de Pekín.

El pasado sábado, también The Times citaba informaciones de la CIA que aseguraban que Huawei habría recibido dinero procedente de sucursales del aparato de seguridad estatal de Pekín.

Según dicha información, Huawei habría recibido fondos procedentes del Ejército Popular de Liberación, de la Comisión de Seguridad Nacional China y de la red de inteligencia estatal de ese país.

En China, por ley, las empresas están obligadas a cooperar con sus sucursales de seguridad, lo cual hace temer, en este caso, a los críticos que se podría facilitar la instalación de algún acceso “por la puerta de atrás” en el software, permitiendo espiar o alterar las comunicaciones británicas.