Las personas responsables de los anuncios engañosos de “compre ahora, pague después” podrían enfrentar dos años de prisión, advirtió este viernes el regulador financiero de Reino Unido, al pedir a las firmas que ofrecen los préstamos que dejen de alentar las «compras impulsivas» y expliquen cargos por pago atrasado.

A medida que empeora la crisis del costo de vida de Reino Unido, la Autoridad de Conducta Financiera (FCA, por sus siglas en inglés) ha dicho a las llamadas firmas BNPL y al Consorcio Minorista Británico que los beneficios de los préstamos a corto plazo, sin intereses y en el acto se enfatizaban en los anuncios sin indicaciones justas y destacadas de cualquier riesgo relevante.

Si bien los préstamos de BNPL, que distribuyen los reembolsos de bienes como ropa durante unas pocas semanas, no están regulados en Reino Unido, la FCA tiene poderes para intervenir en la forma en que se anuncian y ha obligado a retirar o modificar 4.226 promociones este año.

El dinero se está volviendo cada vez más escaso para muchos británicos que enfrentan costos de energía altísimos y una alta inflación de 40 años que hace subir los precios de los alimentos, lo que hace que los productos de BNPL sean una opción en un aprieto financiero.

«A medida que enfrentamos una crisis del costo de vida, los consumidores tienen que tomar decisiones difíciles sobre sus finanzas y cómo pagan los bienes y servicios», dijo Sheldon Mills, director ejecutivo de consumidores y competencia de la FCA.

Los prestamistas de BNPL ganan dinero tomando una parte de lo que ayudan a vender a los minoristas, y algunos bancos se unieron recientemente a la prisa por atender a los clientes que normalmente no podrían obtener una tarjeta de crédito o no pasarían las estrictas verificaciones de crédito.

Algunos prestamistas de BNPL cobran cargos por pagos atrasados, y la falta de pago también puede afectar las calificaciones crediticias de los consumidores.

La FCA, que no identificó a ningún prestamista el viernes, les dijo a los operadores de BNPL Clearpay, Klarna, Laybuy y Openpay en febrero que cambiaran sus contratos después de identificar posibles daños a los clientes.

Tuvo que usar la ley de derechos del consumidor para hacerlo y Reino Unido realizará una consulta pública sobre el proyecto de ley para introducir controles de asequibilidad de BNPL.

Klarna dijo este viernes que sus anuncios cumplen con las reglas de la FCA y deja en claro las consecuencias de los pagos atrasados.

«Seguimos pidiendo una regulación proporcional del sector para que los consumidores estén protegidos independientemente del proveedor que elijan», indicó un portavoz de Klarna.

Bain & Co dijo en un informe el año pasado que las transacciones de BNPL valieron el 5 % del mercado de comercio electrónico de Reino Unido, o 6.500 millones de libras, en 2020 con tasas de crecimiento anual del 60 % al 70 %.

La FCA indicó que usaría los poderes de aplicación penal y regulatoria contra las infracciones de las reglas de que una empresa autorizada por la FCA debe aprobar todas las promociones financieras.

Fuente: Reuters