Amazon.com Inc  enfrenta una demanda en Gran Bretaña por daños y perjuicios de hasta 900 millones de libras (US$1.000 millones) por acusaciones de que el mercado en línea abusó de su posición dominante al favorecer sus propios productos dijeron los abogados.

La defensora de los derechos del consumidor Julie Hunter planea iniciar la acción colectiva en nombre de los consumidores británicos que han realizado compras en Amazon desde octubre de 2016, dijeron los abogados que la representan.

El caso propuesto, que Amazon dijo que «no tenía mérito», sería la última acción masiva contra un gigante tecnológico que se presentará ante el Tribunal de Apelaciones de Competencia (CAT) de Londres.

El bufete de abogados Hausfeld, que representa a Hunter, dijo el jueves que Amazon ha violado la ley de competencia al usar «un algoritmo secreto y autofavorable» para promocionar sus propios productos a través de la función «Buy Box» en su sitio web.

Hunter dijo en un comunicado: “Lejos de ser una recomendación basada en el precio o la calidad, Buy Box favorece los productos vendidos por el propio Amazon o por minoristas que pagan a Amazon por manejar su logística. Otros vendedores, por muy buenas que puedan ser sus ofertas, quedan efectivamente excluidos”.

Un portavoz de Amazon dijo en un comunicado: «Este reclamo no tiene mérito y confiamos en que quedará claro a través del proceso legal».

Se espera que la demanda se presente ante el CAT a fines de este mes y deberá ser certificada por el tribunal antes de que pueda proceder.

Se está presentando sobre la base de una «opción de exclusión», lo que significa que cualquier reclamante potencial se incluirá en la reclamación a menos que decida optar por no participar.

El caso sigue al anuncio del organismo de control antimonopolio de Gran Bretaña en julio de que está investigando a Amazon por presuntas infracciones de la ley de competencia, incluida la forma en que selecciona qué productos se colocan dentro de la función «Buy Box».

Amazon se ha enfrentado a investigaciones similares en otros lugares, y recientemente hizo una oferta a la Comisión Europea para evitar posibles multas antimonopolio de la UE.

La plataforma también se ha negado a describir su sistema de búsqueda de productos a un regulador de competencia australiano que ha escuchado quejas de grandes plataformas de mercado que dan preferencia a los productos internos.

El CAT autorizó una reclamación por daños y perjuicios estimada en 920 millones de libras (1100 millones de dólares) contra Google  en julio y aprobó otro caso por valor de hasta 1700 millones de libras contra Apple  en mayo.

El tribunal también debe decidir en enero si da luz verde a una demanda valorada en hasta 2.200 millones de libras contra Meta Platforms , propietaria de Facebook e Instagram, por supuesto comportamiento anticompetitivo.

Google y Apple niegan las acusaciones en su contra, según documentos judiciales, y Meta no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios de Reuters.