El miedo y el pavor se extendieron por las oficinas de Twitter Inc el jueves cuando 7.500 empleados de San Francisco a Singapur temían por los recortes de empleo que estaban planeados para afectar a aproximadamente la mitad del personal, según empleados actuales y anteriores y publicaciones en foros compartidas con Reuters.

Desde que el multimillonario Elon Musk asumió el cargo la semana pasada, ha mantenido a los empleados en la oscuridad. No se ha dirigido al personal ni ha presentado sus planes para el futuro de la empresa, lo que ha dejado a los trabajadores estudiando los tableros de mensajes, los informes de noticias y los tuits de Musk y sus asesores en busca de pistas sobre su destino, dijeron varios empleados.

A los gerentes se les ha prohibido convocar reuniones de equipo o comunicarse directamente con el personal, dijo un alto empleado de Twitter.

Twitter no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

En gran medida, los empleados han dejado de publicar en los canales internos de Slack por temor a las represalias de los nuevos jefes y, en cambio, muchos se desahogan en las aplicaciones de mensajería encriptada y en el canal dedicado de Twitter de la empresa en la aplicación Blind, que brinda un espacio para que los empleados compartan información de forma anónima.

«Estoy realmente preocupado, tuiteros», escribió un miembro del personal de Twitter el jueves en Blind, que verifica a los empleados a través de sus direcciones de correo electrónico de trabajo. Los colegas de Twitter a menudo se refieren entre sí como «tweeps».

El comentario solo rascó la superficie del estado de ánimo oscuro y aprensivo dentro de la compañía de redes sociales ahora controlada por el director ejecutivo de Tesla Inc. Los empleados esperan saber si seguirán teniendo trabajo el viernes, cuando se espera que comiencen los despidos, según la especulación entre los empleados.

ESPERANDO EL HACHA

Algunos empleados de Twitter dejaron de recibir llamadas o responder correos electrónicos de clientes que los acosaban para obtener información porque no sabían si todavía tenían trabajo, dijo un empleado a Reuters.

Otros se apresuraron a cumplir con los plazos para el viernes, hora de Estados Unidos, cuando esperaban que cayera el hacha, dijo otro empleado. Un gerente tuiteó una foto de sí misma durmiendo en el piso de la oficina en un saco de dormir plateado.

Mientras algunos se preocupaban por las bonificaciones anuales o cómo se les notificaría de los despidos, otros se apresuraron a solicitar puestos de trabajo en otras empresas. Los empleados internacionales estaban preocupados por el estado de sus visas. Un empleado buscó el consejo de Blind sobre si valía la pena mencionar Twitter en su currículum.

Los empleados que hablaron con Reuters dijeron que están aprendiendo sobre los cambios en su empresa al observar sus calendarios de trabajo y las capturas de pantalla de las discusiones de los gerentes, no de la comunicación oficial de Musk u otros líderes.

Un empleado confirmó que los «días de descanso», que son días libres muy populares en toda la empresa, se han eliminado de los calendarios para el resto del año.

«Danos los detalles», escribió un empleado de Google en una publicación de Blind dirigida al personal de Twitter.

“Es peor que todo lo que estás leyendo. Mucho peor”, respondió un empleado de Twitter.

Fuente: Reuters