El regulador de protección de datos de Irlanda informó este miércoles la apertura de una investigación contra Facebook luego de la filtración de datos de más de 530 millones de usuarios, un hecho que se remonta a 2019.

La Comisión de Protección de Datos (DPC) cree que la filtración puede infringir el Reglamento general de protección de datos de la Unión Europea y por esta razón averiguará si la compañía estadounidense cumplió con sus obligaciones de control, según un comunicado.

El gigante tecnológico manifestó que está “cooperando plenamente” con el DPC, y agregó que la filtración en cuestión “se relaciona con características que facilitan que las personas encuentren y se conecten con amigos en nuestros servicios”.

La semana pasada Facecbook se pronunció al respecto, y dijo que los ciberdelincuentes obtuvieron esta información mediante una técnica llamada ‘scraping’ antes de septiembre de 2019 y aclaró que no fue por un hackeo a sus sistemas.

Pero algunos de estos datos se remontan a 2018 y otros “podrían ser más recientes”, manifestó la comisión irlandesa de protección de datos, y agregó que no ha recibido “ninguna información por adelantado de Facebook”.