El Departamento de Servicios Financieros del Estado de Nueva York (NYDFS) emitió este jueves una guía de activos digitales para los bancos regulados por el estado que establece qué información deben presentar las instituciones financieras antes de obtener la aprobación para participar en actividades relacionadas con la moneda virtual.

La guía, uno de los caminos a seguir más claros hasta ahora para que los bancos ofrezcan servicios de criptomonedas, instruye a los bancos a presentar un plan de negocios con detalles de la actividad propuesta, detallar cómo dicho servicio afectaría el capital y la liquidez del banco e informar al NYDFS de sus planes en menos 90 días antes.

En un comunicado, la superintendente del NYDFS, Adrienne Harris, dijo que las nuevas políticas son «críticas para garantizar que el dinero ganado con esfuerzo de los consumidores esté protegido» y que los bancos regulados por Nueva York sigan siendo competitivos.

El regulador «hará una evaluación integral» de la información presentada bajo la guía para determinar si se debe permitir que un banco participe en una actividad propuesta relacionada con criptografía, según una carta de la industria enviada este jueves a las instituciones reguladas.

Tales actividades podrían incluir salvaguardar la criptomoneda en nombre de los clientes u ofrecer a los clientes exposición a ciertos activos digitales.

Como parte del plan de negocios que se espera que los bancos presenten al NYDFS, los bancos deben detallar una evaluación integral de riesgos para el servicio que desean realizar, así como los costos esperados del proyecto y las políticas de protección al consumidor relevantes que se aplicarán.

La guía entra en vigencia de inmediato, dijo NYDFS.

Sigue a un mes tumultuoso para las criptomonedas, provocado por el colapso de FTX, uno de los exchanges de criptomonedas más grandes, que se declaró en bancarrota el 11 de noviembre. Su fundador y exdirector ejecutivo, Sam Bankman-Fried, fue acusado por los fiscales federales el martes de apropiación indebida de miles de millones de dólares y violando las leyes de financiamiento de campañas.

Fuente: Reuters