El organismo de control de la competencia del Reino Unido ha anunciado que planea investigar la adquisición propuesta por Nvidia de Arm. Con 6.500 empleados, incluidos 3.000 en el Reino Unido, Arm es ampliamente considerada como la joya de la corona de la industria tecnológica británica. Sus chips alimentan la mayoría de los teléfonos inteligentes del mundo, así como muchos otros dispositivos.