La policía de Escocia, la Agencia Nacional del Crimen (NCA) y las fuerzas de todo el Reino Unido también recuperaron enormes cantidades de drogas, dinero en efectivo, armas de fuego y granadas.

 

Los arrestos se realizaron después de que la NCA penetrara en un sistema secreto de comunicaciones utilizado por delincuentes.

 

La operación se produjo después de que Encrochat, un servicio seguro de mensajería instantánea para teléfonos móviles utilizado exclusivamente por delincuentes en todo el mundo, fue descifrado por un equipo internacional de aplicación de la ley.