Ray Fisher gana fuerza en sus acusaciones contra Warner al contar con el apoyo de su compañero de grabación Jason Momoa