El ganador de la categoría mejor actor por su papel protagónico en Bohemian Rhapsody, Rami Malek, sufrió una aparatosa caída del escenario al finalizar la ceremonia.

Malek se tropezó y cayó de la plataforma, sin soltar en ningún momento su tan esperada estatuilla. De inmediato los invitados de las primeras filas y el equipo de emergencias del Dolby theatre acudió al lugar para asistirlo.

Según reportan los medios, Malek parecía estar físicamente bien pues se le vió en las entrevistas detrás del escenerio y disfrutó de la fiesta de los Governors Ball en la que celebró el galardón.

El actor estadounidense de padres egipcios, se llevó el premio a mejor actor por su interpretación de Freddy Mercury en la película alusiva a su historia. En su emotivo discurso mencionó a su familia y compañeros de rodaje, entre los que destaca su novia, Lucy Boynton: “Soy hijo de inmigrantes de Egipto, la primera generación americana, y mi historia está siendo escrita ahora. Estoy tan agradecido a cada uno de vosotros y a todos los que habéis creído en mí. Este momento es algo que atesoraré el resto de mi vida. Lucy Boynton eres el corazón de esta película. Tienes un talento inmenso. Has capturado mi corazón. Muchas gracias”.