Google violó un fallo de un tribunal de la Unión Europea al enviar correos electrónicos publicitarios no solicitados directamente a la bandeja de entrada de los usuarios de Gmail, dijo el miércoles el grupo de defensa austriaco noyb.eu en una denuncia presentada ante el organismo de control de protección de datos de Francia.

La unidad Alphabet, cuyos ingresos provienen principalmente de la publicidad en línea, debe solicitar a los usuarios de Gmail su consentimiento previo antes de enviarles correos electrónicos de marketing directo, dijo noyb.eu, citando una decisión de 2021 del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Si bien los correos electrónicos publicitarios de Google pueden parecer normales, incluyen la palabra «Anuncio» en letras verdes en el lado izquierdo, debajo del asunto del correo electrónico, dijo noyb.eu en su queja. Además, no incluyen una fecha, agregó el grupo de defensa.

«Es como si al cartero se le pagara para quitar los anuncios de tu buzón de correo y poner los suyos en su lugar», dijo Romain Robert, director del programa en noyb.eu, en referencia a los filtros antispam de Gmail que colocan la mayoría de los correos electrónicos no solicitados en una carpeta separada.

Google no respondió de inmediato a las solicitudes de comentarios. Un portavoz de la CNIL confirmó que la autoridad había recibido la denuncia y que estaba siendo registrada.

Noyb.eu (None Of Your Business), con sede en Viena, eligió a CNIL, entre otros organismos nacionales de control de la privacidad de datos, porque es conocido por ser uno de los reguladores más vocales dentro de la UE, dijo Robert.

Si bien cualquier decisión de la CNIL solo sería aplicable en Francia, podría obligar a Google a revisar sus prácticas en la región.

Noyb.eu es un grupo de defensa fundado por el abogado austriaco y activista de la privacidad Max Schrems, quien ganó un caso de privacidad de alto perfil en el tribunal superior de Europa en 2020.

La CNIL impuso una multa récord de 150 millones de euros (149 millones de dólares) a Google a principios de este año por dificultar que los usuarios de Internet rechacen rastreadores en línea.

Con Reuters