Desde este domingo entró en vigencia en China nuevas regulaciones que requieren que los operadores de telecomunicaciones utilicen la tecnología de reconocimiento facial, una medida que, según el gobierno, espera combatir el fraude.

El Ministerio de Industria y Tecnología de la Información (MIIT) no reveló qué compañías brindarán estos servicios a los proveedores de telecomunicaciones, pero China es el hogar de algunos de los líderes mundiales en software de reconocimiento facial como Megvii y SenseTime.

De ahora en adelante los operadores de telecomunicaciones del gigante asiático deberán usar esta tecnología y otros medios para verificar la identidad de las personas que abren nuevas cuentas en sus teléfonos móviles.

El reconocimiento facial ha llegado a los supermercados, los sistemas de metro y los aeropuertos de China. Alibaba ofrece a los clientes la opción de pagar con el rostro en su cadena de supermercados Hema y dirige un hotel en su sede ubicado en la ciudad de Hangzhou, donde los huéspedes pueden escanear su rostro con sus smartphones para registrarse con anticipación.

Los sistemas de metro de algunas de las principales ciudades chinas anunciaron que usarán la tecnología, y el periódico gubernamental China Daily indicó que Beijing la utilizará para “clasificar a los pasajeros” para permitir “diferentes medidas de control de seguridad”.

En materia de seguridad, la policía china cuenta con dispositivos de vigilancia de alta tecnología, como anteojos que incluyen reconocimiento facial.