La primera dama de Estados Unidos, Jill Biden, realizó una visita no anunciada al oeste de Ucrania el domingo, y celebró una reunión sorpresa por el Día de la Madre con la primera dama de la nación, Olena Zelenska, mientras Rusia presiona con su guerra de castigo en las regiones orientales.

Biden viajó bajo el manto del secreto, convirtiéndose en la última estadounidense de alto perfil en ingresar a Ucrania durante su conflicto de 10 semanas con Rusia.

Quería venir el Día de la Madre”, le dijo Biden a Zelenska. “Pensé que era importante mostrarle al pueblo ucraniano que esta guerra tiene que parar y que esta guerra ha sido brutal y que el pueblo de Estados Unidos apoya al pueblo de Ucrania”.

La primera dama viajó en vehículo a la ciudad de Uzhhorod, a unos 10 minutos en auto desde un pueblo eslovaco que limita con Ucrania. Pasó unas dos horas en Ucrania.

Ambas se reunieron en un pequeño salón de clases, sentadas una frente a la otra en una mesa y hablando ante los reporteros antes de encontrarse en privado. Zelenska y sus hijos han estado en un lugar no revelado por su seguridad.

Zelenska agradeció a Biden por su “acto valiente” y dijo: “Entendemos lo que se necesita para que la primera dama de EE. UU. venga aquí durante una guerra en la que se llevan a cabo acciones militares todos los días, donde las sirenas aéreas suenan todos los días, incluso hoy”.

La escuela donde se conocieron se ha convertido en vivienda de transición para refugiados ucranianos de otras partes del país.

La visita le permitió a Biden llevar a cabo el tipo de diplomacia personal que a su esposo le gustaría hacer él mismo.

Después de su reunión privada, las dos primeras damas se unieron a un grupo de niños que viven en la escuela para hacer osos de papel de seda para regalar el Día de la Madre.

 

Fuente: Infobae