Un empresario de Costa de Marfil creó el primer teléfono inteligente de fabricación local del país, cuyo objetivo es mejorar la accesibilidad con comandos de voz en los idiomas locales para los usuarios que no saben leer ni escribir.

El teléfono, llamado «Open G», salió a la venta el mes pasado en el país de África occidental. Puede comprender comandos y responder en 16 de los aproximadamente 60 idiomas hablados de Costa de Marfil, incluidos Dioula, Senoufo y Bété.

El fundador Alain Capo-Chichi dijo que quería crear el teléfono para ayudar a personas como sus padres, que son analfabetos, a usar funciones como transferir dinero y enviar mensajes.

«En África, el problema que tenemos… es que la lectura y la escritura no son accesibles para todos», indicó. «La gente puede usar sus teléfonos inteligentes mucho más fácilmente simplemente hablándoles», agregó Capo-Chichi.

Fuente: Reuters