Este miercoles el Presidente electo Joe Biden se ha dispuesto a firmar una orden ejecutiva destinada a abordar la escasez global de chips semiconductores que ha obligado a los fabricantes de automóviles estadounidenses y otros fabricantes a recortar la producción y ha alarmado a la Casa Blanca y a los miembros del Congreso.

En la ocupada agenda del primer mandatario estadounidense destaca la escasez de chips como tema principal para su reunión con un grupo bipartidista de legisladores estadounidenses.

Según funcionarios de la administración de la Casa Blanca, la orden de Biden incluye una revisión inmediata de 100 días de las cadenas de suministro para cuatro productos críticos: chips semiconductores, baterías de gran capacidad para vehículos eléctricos, minerales de tierras raras y productos farmacéuticos, además las áreas de defensa, salud pública, tecnología de las comunicaciones, transporte, energía y producción de alimentos.