El hecho de que una compañía haya tenido un crecimiento exponencial no significa que sea un monopolio, expresó este martes el presidente de Microsoft , Brad Smith, a CNBC.

“No creo que uno deba equiparar el tamaño en sí mismo con una amenaza o daño potencial”, dijo Smith, quien también se desempeña como director legal de la compañía. Sin embargo, agregó: “Creo que con el poder viene la responsabilidad”.

Smith se refería a varias investigaciones que han surgido en los últimos meses sobre el poder de mercado de Big Tech.

Los fiscales generales de 50 estados y territorios de EE.UU. anunciaron este lunes el inicio de una macroinvestigación contra el gigante tecnológico Google por una supuesta violación de las leyes antimonopolio. Los únicos dos estados que no participan en la iniciativa son California, donde tiene su sede la empresa, y Alabama.

Google se ha enfrentado a acusaciones de que su servicio de búsqueda web, que se ha vuelto tan dominante que ahora es un verbo, lleva a los consumidores a sus propios productos a costa de los competidores.

Smith sabe cómo lidiar con las investigaciones del Gobierno estadounidense. Después de convertirse en el asesor general de Microsoft en 2002, pasó la siguiente década resolviendo consultas antimonopolio del gobierno sobre la compañía tecnológica.

Para leer más ingrese aquí