El jefe de seguridad de Microsoft, Chris Jackson recomendó en el blog de seguridad de la empresa dejar de usar Internet Explorer como navegador predeterminado.

La pregunta es, si ya no debemos usarlo y debemos preferir los navegadores más actuales, ¿por qué aún está disponible en Windows 10? Según Jackson, este antiguo servicio cumple una función de compatibilidad.

La razón de su aparente permanencia es el hecho de que muchas empresas cuyas páginas web son tan antiguas que necesitan los viejos estándares HTML para funcionar, cosa que se erradicó con los navegadores de la actualidad.

Por otro lado, el navegador de Microsoft con 25 años de vida, 10 de los cuales fue el más usado del mundo, desde 2014 ya no incluye los nuevos protocolos de seguridad y compatibilidad que se usan en las páginas web modernas.

El ejecutivo no solo “prohíbe” usar Internet Explorer como navegador usual sino que tampoco es coherente desarrollar nuevas páginas con el código HTML compatible con él.

Por otro lado, el navegador que lucha por retomar el lugar de su antepasado es Microsoft Edge, quien proximamente adoptará Chromium para mejorar sus funciones de acuerdo a sus necesidades.