Recientemente se produjeron fuertes protestas en Kazajistán y unido a esto un desplome en los precios del bitcoin.

Kazajistán estaba considerado como uno de los países clave para el minado de criptomonedas, debido a los precios bajos de la energia, que atrajeron a los inversores, pero la alta demanda del recurso en las granjas de minado, hizo que el pais comenzara a colapsar con fuertes apagones, luego llegó el corte a Internet y el desplome del valor de la criptomoneda, que la semana pasada cayó casi un 8%, al pasar de 42.951 dólares a 37.000 dólares.

El Gobierno del autoritario Kassym-Jomart Tokayev ordenó la semana pasada el corte total de Internet para evitar que los manifestantes pudieran transmitir la violenta represión desatada desde el Estado, pero su decisión acabó convirtiéndose en un duro traspié para el opaco negocio de las monedas virtuales: el apagón afectó con fuerza al valor de las criptomonedas, principalmente el bitcoin.

El presidente de El Salvador Nayib Bukele, ya dió a conocer su total interés en contruir un espacio especial para el minado de criptomonedas y afirma que esta iniciativa pretende convertir a El Salvador en la Singapur de América Latina.

Paolo Ardoino, de Bitfinex Securities, una compañía de criptomonedas que trabaja en Kazajistán ya se ha aliado con el Ejecutivo de Bukele para emitir 1.000 millones de dólares en bonos. La mitad de ese dinero se usará para construir la llamada Ciudad Bitcoin y el resto para la compra de bitcoins.

Con El país