El director ejecutivo de Apple, Tim Cook, informó que la compañía podría bajar el precio del iPhone en algunos países.

Es una de las soluciones que el gigante tecnológico se propone para hacer frente a un fenómeno del que algunos analistas llevan tiempo avisando: las ventas del iPhone están descendiendo cada vez más.

Los últimos resultados económicos del último trimestre revelados este martes, muestran que los ingresos provenientes de los teléfonos de Apple cayeron un 15% con respecto a 2018.

Por primera vez disminuyen tanto los beneficios que la empresa con sede en California obtiene a través del iPhone desde que este equipo salió al mercado en 2007.

En total, los ingresos de la firma cayeron un 5% respecto al año pasado y se cifran en US$84.300 millones. Es la primera caída trimestral de la empresa desde 2016.

Foto archivo del presidente de Apple Tim Cook (derecha) junto a un usuario

Aunque Apple esperaba esa descenso, por eso hizo una advertencia a sus inversores a principios de enero en la que culpaba a China: “No supimos prever la magnitud de la desaceleración económica, sobre todo en China”, dijo Cook.

Pero el director de Apple señaló esta vez que los altos precios del iPhone están suponiendo un problema para sus clientes.

Dijo que la fortaleza del dólar, que hace que sus productos sean comparativamente más caros, dañó sus ventas en mercados emergentes.

Cook también dijo que el gigante tecnológico comenzó este mes planteándose rebajar el precio de sus iPhone para proteger a sus clientes de las fluctuaciones de la moneda.

“Lo que hicimos en enero en algunas áreas y (para) algunos productos fue, básicamente, absorber parcial o totalmente los movimientos de divisas extranjeras, en comparación con el año pasado”, aseguró el jefe de la firma tecnológica.

Mientras tanto, los ejecutivos de Apple dijeron que esperan que compañía continúe afrontando nuevos retos.

Apple prevé unos ingresos para los tres primeros meses del año -hasta el 31 de marzo- de 55 mil millones de dólares, lo cual sugiere una caída de al menos el 3,4% en términos interanuales.

“El ambiente macroeconómico, especialmente en mercados emergentes, seguirá estando ahí”, dijo Luca Mestri, director de finanzas de Apple.

Aunque Apple no es la única compañía afectada. Los envíos mundiales de smartphones se redujeron un 5% en 2018, según datos de Canalys, una firma de investigación de mercados.

Pero el precio de las acciones en bolsa de Apple se han acortados alrededor de un tercio desde octubre, en medio de las preocupaciones de los inversores sobre la falta de interés de los clientes en comprar nuevos teléfonos de la marca estadounidense.