Rosabel Meleán

Este miercoles nos enteramos que PlayStation pasa actualmente por una demanda que alega discriminación de género y despido injustificado.

La demanda contra Sony describe la experiencia de la ex analista de seguridad de TI Emma Majo Majo como empleada en Sony de 2015 a 2021, alegando que continuamente se le negó una respuesta sobre cómo obtener una promoción y afirma que fue degradada debido a sus preguntas al respecto. Majo también afirma que escuchó a los gerentes hacer comentarios con sesgo de género sobre las trabajadoras asegurando que las mujeres son más emocionales y menos profesionales  que los empleados masculinos.

El objetivo de Majo es establecer una demanda colectiva que represente a otras mujeres que podrían haber sido afectadas también, alegando que a las mujeres se les negaron ascensos y no se les pagó por igual a los trabajadores varones que ocupaban puestos similares.

Esta situación se presentó días después de que el jefe de PlayStation, Jim Ryan, enviara un correo electrónico a los empleados condenando la respuesta de Activision Blizzard a los informes sobre el presunto comportamiento abusivo del CEO Bobby Kotick y su historial de acoso durante sus 30 años en la empresa.

Con The Verge