Una planta de furgonetas de Stellantis en Rusia tendrá que cerrar en breve porque se está quedando sin piezas, anunció este jueves el presidente ejecutivo de la compañía, Carlos Tavares.

El cuarto fabricante de automóviles más grande del mundo dijo anteriormente que había suspendido todas las exportaciones e importaciones de vehículos con Rusia, donde opera una planta de fabricación de furgonetas en la ciudad de Kaluga, en sociedad con Mitsubishi.

La producción en Kaluga se mantiene para el mercado local en este momento, luego de la invasión rusa de Ucrania el mes pasado.

Hablando en una conferencia de prensa, Tavares no dijo si la compañía estaba considerando una reducción del valor de Kaluga o si temía que Moscú pudiera embargar si las operaciones se detuvieran.

Stellantis presentó a principios de este mes su primer plan de negocios, poco más de un año después de que se formó a través de la fusión de Fiat Chrysler y el fabricante de Peugeot PSA.

Tavares dijo que el enfoque del grupo estaba en ejecutar el plan y no estaba buscando grandes acuerdos de fusiones y adquisiciones.

«Siempre miramos lo que hay en el mercado, pero no necesitamos fusiones y adquisiciones, esto está muy claro», dijo.

Al abordar una crisis de suministro que ha afectado a la industria automotriz, Tavares dijo que Stellantis esperaba poder obtener chips de computadora de Europa y Estados Unidos dentro de 3 a 4 años.

«Tendremos que encontrar otra forma de adaptar la cadena de suministro, tenemos varias iniciativas para crear un abastecimiento local de semiconductores», agregó Tavares, jefe de una empresa cuyas marcas incluyen Jeep, Maserati, Citroen y Opel.

Tavares dijo que la tecnología que sustenta el cambio a la movilidad eléctrica aún no se ha finalizado, lo que dificulta que los fabricantes de automóviles planifiquen y aseguren el suministro futuro de materias primas.

“Estamos avanzando en la cadena de suministro, hemos cerrado un acuerdo para asegurar el litio, por ejemplo, pero necesitamos hacer más”, dijo. «Aún no está claro cuál es el punto final para la química de las celdas de la batería. Cuando la tecnología sea bastante definitiva, podremos bloquear el suministro de materia prima a través de inversiones, acuerdos, fusiones y adquisiciones».

Tavares dijo que los fabricantes de automóviles necesitaban reducir los costos de los vehículos eléctricos en los próximos 4 a 5 años y pidió a los gobiernos que ayuden con el esfuerzo.

Fuente: Reuters