Canadá, EEUU y Reino Unido denunciaron que el grupo APT29, también llamado Cozy Bear, perpetraron varios ataque cibernéticos para robar las investigaciones de vacunas y tratamientos para curar la Covid-19.

 

Los tres países creen que los servicios de inteligencia rusos estarían detrás de este grupo. Rusia rechazó las acusaciones y las tildó sin fundamento.