El presidente ejecutivo de Philips, Frans van Houten, dejará la compañía en octubre, dijo el martes la firma holandesa de tecnología de la salud, luego de que el retiro de un producto clave redujera su valor de mercado en más de la mitad durante el año pasado.

Philips dijo que Van Houten sería reemplazado el 15 de octubre por Roy Jakobs, jefe de negocios de Connected Care de la compañía. El tercer mandato de Van Houten como director general debía finalizar en abril.

Jakobs, de 48 años, actualmente supervisa el retiro de la compañía de millones de ventiladores y máquinas para el tratamiento de la apnea del sueño. Ese proceso ha recortado casi 30.000 millones de dólares del valor de Philips, ya que los inversores temen grandes demandas.

«Es el momento adecuado para el cambio de liderazgo», dijo Philips en un comunicado.

Las acciones de Philips subieron un 2 % en las operaciones de la tarde, pero siguen cayendo casi un 60 % desde su advertencia en junio de 2021 de que la espuma utilizada para amortiguar el sonido podría liberar gases tóxicos que podrían conllevar riesgos de cáncer.

Cuando comenzó el retiro en septiembre del año pasado, Philips dijo que esperaba completar el reemplazo y la reparación de todas las máquinas afectadas dentro de un año.

Pero después de ampliar el alcance de la operación a alrededor de 5,5 millones de dispositivos en todo el mundo, Philips dijo en junio que el trabajo estaba solo a la mitad.

EXÁMENES ADICIONALES

La Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. (FDA) clasificó en enero el retiro como Clase 1, o el tipo más grave, que representa una amenaza de lesión o muerte.

Philips dijo en junio que había proporcionado a la FDA evidencia de pruebas independientes en los dispositivos retirados que mostraban que la degradación de la espuma estaba principalmente relacionada con el uso de productos de limpieza agresivos y no autorizados a base de ozono.

Ha prometido realizar pruebas adicionales para determinar la toxicidad potencial de las piezas de espuma degradadas, aunque hasta ahora las pruebas habían demostrado que las piezas no salían de la máquina.

Philips estimó los costes de la retirada en 900 millones de euros. Esa suma no cubre los posibles costos del litigio. La empresa enfrenta más de cien demandas colectivas.

«Si tiene tres retiros en 10 años, es demasiado. Su posición (la de Van Houten) se había vuelto insostenible», dijo el analista Jos Versteeg de Insinger Gilissen. Se refería a un retiro del mercado de un desfibrilador en 2017 y problemas con escáneres médicos en 2014.

«Esta situación no está realmente bajo control, creo, porque todavía estamos esperando la conclusión definitiva de los estudios (de seguridad)».

Aunque el golpe a la reputación de Philips podría haberlo llevado a elegir a un extraño para el puesto principal, el presidente del consejo de supervisión, Feike Sijbesma, dijo que Jakobs era el hombre adecuado para solucionar los problemas de la empresa.

«Él lideró el aumento de la producción luego del retiro y sabe mucho sobre la seguridad del paciente y la calidad del producto, por lo que también desde esa perspectiva es la persona adecuada», dijo.

Durante sus casi 12 años al mando, Van Houten, de 62 años, supervisó la liquidación de las divisiones de iluminación y electrónica de consumo de Philips.

Philips ahora se enfoca en imágenes médicas, equipos de monitoreo y diagnóstico y compite contra General Electric y Siemens Healthineers.

 

Fuente: Reuters