Siguen reportándose los balances a nivel comercial luego de transcurridos los primeros nueve meses del 2018. Ahora le tocó el turno a Phillips, la compañía holandesa de tecnología sanitaria que este lunes reveló un balance que, si bien dejó un aumento de beneficios, el mismo estuvo por debajo de sus estimaciones en casi todos los renglones.

La empresa informó que sus ganancias principales en el tercer trimestre aumentaron un 6,8 por ciento, hasta 568 millones de euros, pero por debajo de las estimaciones de los analistas a pesar del aumento de las ventas y la mejora de los márgenes.

Las estimaciones del mercado eran superiores a estos valores reflejados, tal como se señala en una notade la agencia Reuters. En el texto se indica que varias fuentes consultadas habían previsto unas ganancias ajustadas antes de intereses, impuestos y amortizaciones (EBITA) de 590 millones de euros, en comparación con los 532 millones en el mismo período del año pasado.

Los niveles poco alentadores tuvieron su razón de ser en el tema monetario, pues Philips culpó a la evolución desfavorable de las divisas como detonante de un crecimiento no tan marcado.

La compañía señaló que las ventas en términos comparables aumentaron un 4 por ciento y los márgenes mejoraron, mientras que la entrada de pedidos aumentó un 11 por ciento en comparación con el año anterior.

En particular, dijo que las ventas aumentaron un 9 por ciento en China, mientras que los pedidos aumentaron en “dos dígitos”, en un momento en que los temores de un retraso en el crecimiento de China habían sido motivo de preocupación para muchos inversores.

Otro de los motivos de los indicadores nodestos fue atribuida a la desconsolidación de su división de iluminación, que ahora es una empresa independiente de Philips.

Si el balance se traspasa al plano global, los números también arrojaron datos poco vistosos e incluso preocupantes, ya que Philips obtuvo un beneficio neto de 419 millones de euros durante los primeros nueve meses de 2018, un 56,8 % menos que los 971 millones logrados en el mismo periodo de un año antes.

El resultado bruto de explotación (ebitda) se elevó un 9,3 % hasta los 1.923 millones de euros, mientras que el resultado antes de intereses, impuestos y amortizaciones (ebita ajustado) llegó a los 1.395 millones de euros, un 9,9 % más que los 1.269 millones del mismo periodo de 2017.

Las ventas apenas experimentaron variaciones desde los 12.477 millones de euros durante los primeros nueve meses del año pasado hasta los 12.535 millones de 2018.