Estamos en la era de las redes sociales, de los creadores de contenidos, de los influencers, a tal punto que hasta las mascotas pueden llegar a serlo y representan un nivel de ingreso bastante alto para su dueño.

En relación a eso te contamos que  la revista Input recoge en un reportaje que Instagrammers  clonan genéticamente a sus perros y gatos tras morir como una forma de no perder seguidores (e ingresos) por capitalizar el contenido generado por sus mascotas.

Una muestra de esto es la cuenta @ wander_with_willow retratan a Willow, un híbrido entre perro y lobo con casi 140,000 seguidores que murió luego de ser atropellado en 2018 por un coche, por lo que la dueña Courtney Udvar-Hazy decidió acudir a Viagen para clonarlo.

En las fotografías más recientes de la usuaria se puede ver a un perro prácticamente idéntico, sin embargo se trata de Phoenix,una copia genética del original que suele aparecer también con otros cachorros resultantes de la clonación y que decidió regalar a sus amigos.

Este no es el único caso que documentan: también está @tinkerbellethedog una perrita papitese, es decir, la combinación de un papillón y un maltés que cuenta con 510,000 seguidores de la que en 2019 su equipo dio a conocer que habían almacenado su ADN para eventualmente clonarla, en un movimiento patrocinado también por ViaGen.

Otro ejemplo es el de @ipartywithbrucewayne con 55,600 seguidores se documenta a 5 perros, Bruce, el can original (que sigue vivo) ycuatro chihuahuas más que fueron clonados.

Con Xataka