El fabricante de equipos de ejercicio Peloton Interactive anunció este martes que cesará toda la producción interna de sus bicicletas y cintas de correr y trasladará la fabricación a socios en un esfuerzo por simplificar sus operaciones y reducir costos.

La empresa con sede en Nueva York eliminará alrededor de 570 puestos de trabajo en su unidad Tonic Fitness Technology, una empresa con sede en Taiwán comprada por Peloton en 2019, según una fuente familiarizada con el asunto.

Peloton no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios. La compañía también suspenderá las operaciones en la instalación durante el resto de 2022, dijo en un comunicado este martes.

Las acciones de Peloton, que han perdido alrededor de las tres cuartas partes de su valor este año, subieron un 2,8 % a 9,17 dólares en las operaciones de la tarde.

La compañía, bajo la dirección del nuevo director ejecutivo Barry McCarthy, ha tomado medidas para reducir costos y apuntalar el capital este año después de que la demanda de sus populares equipos para el hogar cayera a medida que la gente volvía a hacer ejercicio en los gimnasios.

También incorporó a la ex ejecutiva de Amazon Inc, Liz Coddington, como nueva directora financiera de Peloton.

McCarthy, exejecutivo de Netflix Inc, ahora se ha movido para ampliar la alianza de Peloton con Rexon Industrial Corp, con sede en Taiwán, que ahora se convertirá en el principal fabricante del hardware para las líneas de productos de Peloton.

«Creemos que esto, junto con otras iniciativas, nos permitirá continuar reduciendo la carga de efectivo en el negocio y aumentar nuestra flexibilidad», dijo McCarthy.

Peloton, que alguna vez fue un favorito de la pandemia, ha visto cómo su fortuna se desplomaba luego de aliviar las restricciones de COVID y aumentar los costos que llevaron a inventarios inflados y cancelaciones de suscripciones.

McCarthy advirtió en mayo que la compañía estaba «poco capitalizada» y que el inventario sin vender, junto con los crecientes costos, la llevó a una gran pérdida trimestral.

Sin embargo, un acuerdo de deuda de 750 millones de dólares a cinco años con JP Morgan y Goldman Sachs calmó algunas preocupaciones de los inversores.

Fuente: Reuters