Lennert Wouters, un investigador de seguridad procedente de Bélgica, aseguró que puede robar un auto Tesla en tan sólo minutos sin necesidad de equipos sofisticados, gracias a una debilidad en el firmware de la llave.

 

La vulnerabilidad podría afectar a algunos de los Tesla Model X que no se hayan actualizado a la última versión.