Las noticias falsas o “fake news” cp,p se les conoce en el mundo digital siguen siendo una de las principales preocupaciones de gobiernos y empresas. Es un tema que ha sido abordado últimamente con mucho ahínco no solo de manera interna por las gran des corporaciones y plataformas,  sino también por entes oficiales que incluso buscan dar pasos más agresivos en contra de este flagelo en la red.

A nivel gubernamental surgió una nueva acción en cianto a legislación se refiere, ya que se dio a conocer que una comisión parlamentaria en Reino Unido propuso luchar contra las noticias falsas a través de la creación de un impuesto a las compañías de internet como Facebook, Google o Twitter, y un estatuto especial para este tipo de empresas para reforzar su responsabilidad.

La comisión sobre lo digital, la cultura y los medios  de la cámara de los comunes (DCMSC), busca en su iniciativa la formalización de una una nueva categoría empresarial para evitar que esas compañías eludan su responsabilidad argumentando que solo son “plataformas” de un contenido que no es suyo.

“Nos enfrentamos a una crisis en la utilización de los datos y en la manipulación de nuestros datos personales”, indicó la referida agrupación parlamentaria en un informe que se publicará el domingo pero que se filtró antes en internet.

“En este mundo digital en rápida evolución, nuestro marco jurídico actual no está adaptado. Facebook y las demás plataformas tienen que empezar a rendir cuentas”, estima la comisión entre sus recomendaciones al gobierno británico y que fueron divulgadas en una nota de la agencia AFP.

El grupo legislativo, que en los últimos meses llevó a cabo numerosas audiciones para evaluar el fenómeno de las ‘fake news’ y su impacto en las recientes elecciones celebradas en Reino Unido, también propone un impuesto que permitiría reforzar el papel del regulador británico de protección de datos (ICO) y financiar también programas de aprendizaje de cultura digital.

“A pesar de nuestra preocupación, compañías como Facebook han facilitado el trabajo de programadores para recuperar datos [de usuarios] y luego utilizarlos sin su consentimiento”, indica el presidente de esta comisión, Damian Collins.

“La cultura digital tendrá que ser el cuarto pilar de la educación, igual que la lectura, la escritura y las matemáticas”, se indica en el documento.