Este jueves, legisladores británicos acusaron a Facebook por haber “acosado y amenazado” al diario “The Guardian” tras publicar el escándalo de la filtración de datos de usuarios de la red social.

Mike Schroepfer, jefe de tecnología de Facebook, se presentó ante el Comité Parlamentario de Digital, Cultura, Medios de Comunicación y Deportes, que le citó en el marco de su investigación sobre si la red social protegió de forma adecuada la privacidad de sus clientes, reseñó La Vanguardia.

Schroepfer fue interrogado sobre por qué Facebook había amenazado con demandar al periódico británico cuando publicó la filtración de datos de 87 millones de usuarios de Facebook, sin contar con su permiso, a la consultora británica Cambridge Analytica para ayudar presuntamente a la campaña electoral del presidente de EEUU, Donald Trump, y a la del “Brexit”.

“Siento que los periodistas piensen que estábamos previniéndoles de sacar la verdad a la luz”, dijo Schroepfer, quien reconoció que fue “un error” no anunciar “en el momento” en el que se percataron de que se había producido esa filtración.

El responsable de tecnología del gigante estadounidense admitió que Facebook desconocía “hasta hace poco” que un trabajador de la red social estuvo a su vez empleado por Aleksandr Kogan, el catedrático de la Universidad de Cambridge al que Mark Zuckerberg señaló como responsable de la filtración a Cambridge Analytica, ya que diseñó el programa que recabó la información.

Reveló que “nadie en Facebook” leyó los “términos y condiciones” que estableció Kogan en su aplicación, una afirmación que causó la confusión de los parlamentarios.

“Eres el responsable de Tecnología, ¿como podías no saberlo?” se preguntó uno de ellos.

El presidente de la comisión, Damian Collins, acusó a la red social de tener herramientas en su plataforma que ahondan en el interés de la publicidad “más que trabajar por el usuario”.

Schroepfer se comprometió a que la “propaganda política” sea mucho más “transparente” en el futuro, pero manifestó que “ahora mismo” no es posible para los usuarios deshacerse por completo de esos anuncios.

Los diputados británicos pidieron el mes pasado la comparecencia ante este comité del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, pero éste rechazó el llamado.