Huawei no se siente cómoda pese a la decisión del gobierno estadounidense en extenderle el plazo que permite a la compañía china hacer negocios con empresas de EE.UU. otros 90 días.

Para la firma esta resolución no “cambia el hecho de que Huawei sigue siendo tratado injustamente”.

La nueva prórroga, que culmina en febrero de 2020, tiene la misma duración que la notificada en agosto pasado, y se trata de la tercera ocasión en que Estados Unidos difiere su decisión de prohibir a las empresas estadounidenses realizar negocios con el fabricante de equipos de telecomunicaciones, luego del alboroto causado en el sector tecnológico cuando se conoció en mayo la medida.

Asimismo el gigante tecnológico dijo que la última extensión del gobierno de Donald Trump “no tendría un impacto sustancial en el negocio de Huawei de ninguna manera”.

La ampliación del plazo ocurre cuando Estados Unidos y China intentan resolver una guerra comercial que ha durado más de un año, con Huawei como uno de los actores principales.

Mientras tanto Beijing reiteró este martes que espera que las compañías chinas sean tratadas de manera justa.

“Instamos a Estados Unidos a que deje de abusar de los controles de exportación para discriminar a las empresas de otro país en nombre de la seguridad nacional, y que deje de politizar un problema comercial”, expresó el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Geng Shuang.