El Papa Francisco, quien a menudo ha dicho que las personas deben limitar el uso de teléfonos celulares y dar preferencia a la comunicación personal, concedió una audiencia privada el lunes al presidente ejecutivo de Apple, Tim Cook.

Cook, jefe de la compañía de $2,4 billones cuyo iPhone ha revolucionado la comunicación personal, estaba en la lista de audiencia diaria del Papa. Como es costumbre, el Vaticano no reveló lo que se habló durante la conversación privada.

El Papa de 85 años tiene una relación mixta con los teléfonos celulares. El año pasado, interrumpió su audiencia general cuando un asistente le pasó un teléfono celular y recibió una llamada urgente de un alto funcionario del Vaticano.

A menudo permite pacientemente que la gente se tome selfies con él.

Pero también ha advertido regularmente a las personas que no se conviertan en esclavos de los teléfonos celulares y otras formas de tecnología.

«Libérate de la adicción a los teléfonos móviles», les dijo a los jóvenes en 2019. «Cuando te vuelves esclavo de tu teléfono móvil, pierdes tu libertad».

En otras ocasiones, ha dicho que le entristece que la gente use su teléfono celular en la mesa o mientras asiste a Misa.

Con Reuters