La ministra de comercio holandesa, Liesje Schreinemacher, dijo el viernes que Holanda está en conversaciones con el gobierno de Estados Unidos sobre nuevas restricciones a la exportación de equipos de semiconductores a China.

Bajo la presión de los EE.UU., el gobierno holandés desde 2018 no ha permitido que la empresa más grande del país, el fabricante de equipos de semiconductores ASML Holdings NV, obtenga licencias para enviar sus máquinas más avanzadas a China porque se consideran equipos de «doble uso» con posibles aplicaciones militares.

Las nuevas restricciones a la exportación de equipos de chips de EE.UU. anunciadas en octubre van más allá de las definiciones internacionales actualmente acordadas de lo que constituye un equipo de doble uso.

«Bueno, estamos teniendo conversaciones con Estados Unidos, obviamente han anunciado sus medidas unilaterales», dijo Schreinemacher a los periodistas en Bruselas.

«Realmente no puedo comentar sobre lo que sería aceptable para los Países Bajos. Obviamente, estamos sopesando nuestros propios intereses. Nuestro interés de seguridad nacional es de suma importancia».

Si bien las máquinas ASML se fabrican en Europa con pocas piezas de EE.UU., la secretaria de Comercio de EE.UU., Gina Raimondo, dijo el 3 de noviembre que espera que los países aliados, incluidos los Países Bajos, sigan la política de EE.UU.

“Compartimos las preocupaciones que ellos (el gobierno de EE. UU.) tienen cuando se trata de China, cuando se trata de seguridad”, dijo Schreinemacher.

«Nuestras empresas ya están siendo perjudicadas por esa (anterior) restricción a la exportación, pero creo que por las razones correctas, como dije antes, por intereses de seguridad nacional».

ASML tuvo más de 2 mil millones de euros (2,08 mil millones de dólares) de ventas a China en 2021, o alrededor del 16 % de su total. El 11 de noviembre, el director ejecutivo Peter Wennink minimizó el impacto de una posible prohibición total de las exportaciones y dijo que no afectaría el crecimiento de ASML hasta 2030 si ocurriera.

En la conferencia del G20 en Bali, el presidente chino, Xi Jinping, instó al primer ministro holandés, Mark Rutte, a resistir «la politización de las cuestiones económicas y comerciales».

Fuente: Reuters