Si creciste durante la década de los 80 probablemente estarás decepcionado con la tecnología del transporte convencional. La ciencia ficción nos vendió que para el año 2.000 un carro volador sería lo común para trasladarse en sitios cercanos.

La realidad fue totalmente distinta, a pesar de que los avances en materia de vehículos son realmente sorprendentes, con máquinas que combinan la electrónica con la combustión para llevarnos de un lugar a otro con la mayor seguridad posible.

El carro volador todavía sigue siendo la gran pendiente para la industria automotriz. Hay muchos proyectos en ejecución, presentan prototipos y nada se termina de concretar.

Sin embargo, esa espera podría estar cerca de terminar gracias a una startup norteamericana llamada Overarir.

La empresa desarrolla no solo un carro volador, sino que además es de emisión cero, ya que es eléctrico. Y tiene un diseño que lo hace volar con poco ruido, colaborando de esta manera con evitar la contaminación sónica.

Según lo que reseña El Español y otros medios internacionales, este carro volador eléctrico se llama Butterfly y la empresa lo quiere poner en los cielos, al menos, en 2023.

El Butterfly de Overair tiene la capacidad de despegar y aterrizar de forma vertical, tal y como lo demuestran en su portal oficial. Luce como una avioneta, pero en realidad es un carro volador.

 

Butterfly y su objetivo de volar en 2023

No es fácil lo que quiere lograr. Pero recientemente ha recibido un espaldarazo económico e intelectual. En primer lugar, las reconocidas firmas hermanas, Hanwha Systems y Hanwha Aerospace, han desembolsillado una suma de 145 millones de dólares para el proyecto.

Estas firmas inversoras, aparte de tener una abultada billetera, son especialistas en tecnologías de vuelo. Entonces, también aportarán en los laboratorios de Overair para que Butterfly esté listo, sin espacio para retrasos, en 2023.

“Los principios básicos de Hanwha en cuanto a desarrollo de negocios es enfocarnos en innovación revolucionaria, aquella que sea capaz de dar un vuelco al mercado. Atendiendo a nuestras capacidades y a nuestra principal línea de negocios, Hanwha se asocia con proyectos que cambian las reglas del juego y los vehículos voladores forman parte de esta estrategia”, expresó Sungchul Eoh, CEO de Hanwha Systems, en un comunicado emitido por la empresa.

Y como si no fuera mucho el apoyo de esta firma, Overair también anunció una sociedad con la NASA para sumar más talento intelectual en el desarrollo de este carro eléctrico volador y la infraestructura que necesita para operar.

Estos movimientos estratégicos dejan a Overair en una posición ideal de cara a la aprobación que necesita por parte de la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos, para operar en el cielo norteamericano.

Fuente: FayerWayer