El criptoprestamista estadounidense Celsius Network anunció el miércoles que se declaró en bancarrota en Nueva York, convirtiéndose en la última víctima en el sector de las criptomonedas de una caída dramática en los precios de los tokens.

Celsius, con sede en Nueva Jersey, congeló los retiros el mes pasado, citando condiciones de mercado «extremas», cortando el acceso a los ahorros para los inversores individuales y provocando temblores en el criptomercado.

En una presentación judicial ante el Tribunal de Quiebras de Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York, Celsius estimó sus activos y pasivos entre 1 mil millones y 10 mil millones de dólares, con más de 100,000 acreedores. La compañía tiene 167 millones en efectivo disponibles.

«Esta es la decisión correcta para nuestra comunidad y nuestra empresa», dijo el cofundador y director ejecutivo de Celsius, Alex Mashinsky.

Los criptoprestamistas como Celsius crecieron durante la pandemia de COVID-19, atrayendo a los depositantes con altas tasas de interés y fácil acceso a préstamos que rara vez ofrecen los bancos tradicionales. Prestaron tokens a inversores en su mayoría institucionales, obteniendo ganancias de la diferencia.

Pero el modelo de negocios de los prestamistas fue objeto de escrutinio después de una fuerte venta masiva en el mercado de criptomonedas impulsada por el colapso de los principales tokens terraUSD y Luna en mayo.

Otro prestamista de criptomonedas de Estados Unidos, Voyager Digital Ltd, se declaró en bancarrota este mes después de suspender los retiros y depósitos. Vauld de Singapur, un prestamista más pequeño, también congeló los retiros este mes.

Celsius indicó mediante un comunicado que no estaba solicitando autoridad para permitir los retiros de los clientes, y agregó que le había pedido a la corte que le permitiera continuar con las operaciones, como pagar a los empleados.

La decisión de Celsius de congelar los retiros en junio llevó a los reguladores estatales de valores en Nueva Jersey, Texas y Washington a iniciar investigaciones sobre las empresas.

Fuente: Reuters