Las redes sociales como Facebook deben bloquear de forma proactiva los contenidos que incitan al odio y evitar campañas en internet dirigidas contra minorías, como las emprendidas en Myanmar, dijo el miércoles Zeid Ra’ad al-Hussein, alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

El jefe de derechos humanos de Naciones Unidas habló después de que expertos de la ONU acusaran a los generales de Myanmar de “intención genocida” y dijo que la plataforma de Mark Zuckerberg había permitido que se usara para incitar a la violencia contra los rohinyá.

Facebook informó el lunes la retirada de las páginas de varios altos cargos del Ejército de Myanmar de su plataforma y de Instagram para evitar la propagación de “odio y desinformación” luego de revisar su contenido.

Zeid, quien se ha reunido en los últimos meses con importantes empresas tecnológicas en Silicon Valley, incluidas Facebook y Google, estaba hablando en una de sus últimas conferencias de prensa, ya que su mandato de cuatro años finaliza el 31 de agosto y será reemplazado por la expresidenta chilena Michelle Bachelet.

Dijo que sentía que la red social de Zuckerberg no se tomó el asunto en serio en un principio, pero que la actitud de la compañía comenzó a cambiar después de que Yanghee Lee, informador especial de la ONU sobre derechos humanos en Myanmar, manifestara en una conferencia de prensa en Ginebra que Facebook estaba siendo utilizado en el país para difundir discursos de odio.

“Pero no debería ser porque la prensa o la comunidad de derechos humanos les señala el problema para que luego respondan de repente. Deben ser conscientes de ello con anticipación”, sostuvo.

“Así que no creo que deban esperar hasta que comience la crisis. Deberían pensar de manera proactiva sobre qué medidas tomarán para mitigar eso”, añadió.