Oppo ha sido noticia este martes por intermedio de su submarca con el lanzamiento del Realme 2, una nueva opción en el mercado de la gama media-baja con características interesantes y destacadas para un aparato de precio bajo.

A poco menos de un año del lanzamiento de su predecesor Realme 1, llega la versión 2 con algunas innovaciones y un perfil distinto. Es, en resumen, un smartphone de mediana a baja gama con presentación y diseño de flagship. Con una cámara dual en su dorso y una muesca frontal, es uno de los pocos dispositivos de esa gama del mercado en contar con ambas características.

El Realme 2 aterriza con varias mejoras con respecto a su reciente antecesor y, curiosamente, algunos recortes también con respecto a dicha unidad. Con precio ajustado es un terminal muy interesante y es la opción definitiva para quienes desean un móvil bueno, bonito y barato.

El nuevo aparato llega con una pantalla de 6’2 pulgadas y una relación de aspecto 19:9, ligeramente más grande que la del modelo original, y con una muesca en la parte superior. El visor frontal también muestra una disminución en la resolución, desde el panel Full HD+ del primer teléfono hasta una pantalla de 1.520 x 720.

Una de las mayores ausencias en el primer teléfono fue el escáner de huellas dactilares, ya que la marca optó por utilizar el reconocimiento facial en su lugar. Lamentablemente, el desbloqueo facial basado en cámara no es lo suficientemente seguro para ciertas transacciones, inicios de sesión de aplicaciones bancarias y otras tareas. Por suerte, el Realme 2 ahora ofrece un escáner de huellas dactilares trasero.

La segunda incorporación importante es una configuración de doble cámara en la parte posterior (13MP+2MP) con enfoque por detección de fase, a diferencia del primer teléfono con una sola cámara de 13MP. También tenemos una cámara para selfies de 8MP, que refleja la resolución del teléfono original.

Contrariamente, la potencia será un paso atrás en comparación con el Realme 1, ya que el nuevo teléfono utiliza un conjunto de chips Snapdragon 450 de gama baja en lugar del procesador MediaTek Helio P60.

Donde si se anota un punto a favor es en el lado de las baterías. A diferencia de Realme 1, que integraba un 3410 mAh, el nuevo modelo está equipado con una batería de 4230 mAh que (según la empresa), promete una mejora significativa en términos de consumo de energía gracias al AI Power Manager. Esto supone una gran autonomía en el día a día.

Este terminal llega al mercado con un nuevo servicio de la firma llamado “Callme” con el que los usuarios podrán solicitar soporte técnico al momento. Operará con Android 8.1 Oreo instalado desde fábrica junto a la skin ColorOS en su versión 5.1.

El móvil estará disponible a partir del 4 de septiembre en el sudeste asiático, incluida la India, en los colores Negro Diamante y Rojo Diamante, a un precio aproximado de 110 euros (por cambio) para la versión de 3/32 GB y aproximadamente 130 euros (por cambio) para la versión de 4/64 GB.

Por otra parte, la variante de color Diamond Blue estará a la disposición del público en el mes de octubre.

 

Especificaciones Técnicas

 

Pantalla: 6,2″ con resolución HD+ (1520×720 píxeles) en relación 18:9 con muesca y cristal curvado de 2,5D
Procesador: SoC Octa-Core Qualcomm Snapdragon 450
GPU Adreno 506
Memoria: 3/4 GB de memoria RAM
Almacenamiento: 32/64 GB de almacenamiento interno ampliable a través de Micro SD hasta 256 GB
Cámara: Doble cámara trasera de 13+2MP (f/2.2 + f/2.4). Frontal de 8MP (f/2.2)
Batería: 4230 mAh
Sistema de reconocimiento de desbloqueo Face Unlock
Dimensiones: 156,2 x 75,6 x 8,2 mm
Peso: 168g
Sistema operativo: Android Oreo 8.1 con personalización ColorOS 5.1

Conectividad: 4G/LTE, Dual SIM, Bluetooth 4.2, WiFi 802.11a/b/g/n…
Puertos: Jack 3.5 mm, Conector microUSB, Sensor de huellas en zona trasera