El gigante de chips Nvidia presentó el martes su nueva plataforma informática llamada DRIVE Thor que centralizaría la conducción autónoma y asistida, así como otras funciones digitales, incluido el entretenimiento en el automóvil.

Nvidia, un gran jugador en el mercado de chips para juegos e inteligencia artificial (IA), ha estado dando un gran impulso al negocio automotriz, un segmento de crecimiento clave para la empresa.

Danny Shapiro, jefe del negocio automotriz de Nvidia, dijo que DRIVE Thor podría reemplazar numerosos chips y cables en el automóvil y reducir el costo general del sistema, aunque no dio cifras específicas sobre los ahorros.

«Se puede imaginar un tremendo ahorro en términos de costo, en términos de cableado reducido, en términos de peso reducido, en términos de consumo de energía reducido en general», dijo Shapiro durante una sesión informativa.

Algunos fabricantes de automóviles han comenzado a trabajar en el diseño de sus propios chips para obtener más control y reducir costos.

La unidad de conducción autónoma de General Motor, Cruise, dijo la semana pasada que había desarrollado sus propios chips para implementarse en 2025. Actualmente utiliza chips Nvidia.

El primer cliente que Nvidia anunció para DRIVE Thor es ZEEKR, propiedad de Geely de China.

Shapiro dijo que su sistema informático actual llamado DRIVE Orin se utilizará en el nuevo SUV inteligente de la compañía china de automóviles XPeng y en la empresa china de conducción autónoma QCraft.

Pero esto se produce en medio de preocupaciones sobre si los clientes chinos podrían continuar accediendo a la tecnología de Nvidia con una reciente prohibición de EE. UU. sobre las exportaciones de dos de los principales chips informáticos de Nvidia para centros de datos a China.

“Hay muchas empresas que están haciendo un gran trabajo, haciendo cosas que beneficiarán a la humanidad y queremos apoyarlas», dijo Shapiro. «En los casos en que tenemos productos para el centro de datos que tienen algunas restricciones de exportación, estamos trabajando con esos clientes chinos para encontrar un producto alternativo adecuado».

 

 

Fuente: Reuters