Rosabel Meleán

Según reciente información un nuevo ‘malware’ para Android empieza a hacer de las suyas y puede controlar el dispositivo de la víctima y robar los datos que tengan en él almacenados. El mismo forma parte de una aplicación maliciosa, alojada en una tienda externa a Google Play, y una vez que el usuario la instala en su smartphone, empieza a comunicarse con el servidor del operador. 

Los investigadores de Zimperium, quienes descubrieron la aplicación, explican que el ‘malware’ es en realidad un programa espía que permite al cibercriminal tomar el control del dispositivo, accediendo fácilmente al historial de búsqueda, mensajes y los marcadores del navegador, pero también a información del móvil y los contactos. También puede activar el micrófono para grabar llamadas y sonido ambiente, y la cámara, para hacer fotografías, y es capaz de monitorizar hasta la localización.