El tema de la seguridad a nivel mundial está muy de moda, y esta dinámica va muy de la mano con los avances tecnológicos, tal como se refleja en el hecho de que el nuevo aeropuerto de Pekín constará de la última tecnología en reconocimiento facial para la seguridad del recinto.

Situado a unos 50 kilómetros al sur de Pekín, el que será el segundo aeropuerto internacional de la capital, sacará a concurso público la concesión para que las diferentes empresas chinas presenten sus propuestas, según lo informado por el diario oficial South China Morning Post.

El reconocimiento facial será llevado a cabo por cámaras que utilizarán aplicaciones informáticas biométricas y compararán la apariencia del individuo con una base de datos nacional de identificación.

A través de la visión por computadora también se podrá hacer coincidir a los usuarios con sus propias pertenencias para que el equipaje extraviado o desatendido pueda ser fácilmente rastreado.

Este nuevo aeropuerto internacional se inaugurará en octubre de 2019 y ayudará a reducir el tráfico del actual que ya muestra signos de saturación.

La misma fuente menciona que las reacciones no se hicieron esperar y ya la competencia por hacerse con la licitación es fuerte con al menos par de importantes ofertas.

La empresa china de inteligencia artificial Yitu estaría preparando una oferta, mientras que su rival cercano, la empresa china SenseTime Group, también estaría a la expectativa para competir por el contrato, según explicó el diario hongkonés.

El aeropuerto de la capital china recibió el pasado año 95 millones de pasajeros, lo que lo convierte en el segundo más concurrido del mundo, sólo por detrás del estadounidense de Atlanta.