Los legisladores de Nueva York aprobaron un proyecto de ley para prohibir ciertas operaciones mineras de bitcoin que funcionan con fuentes de energía basadas en carbono. La medida ahora se dirige al escritorio de la gobernadora Kathy Hochul, quien podría convertirla en ley o vetarla.

Si Hochul firma el proyecto de ley, Nueva York se convertiría en el primer estado del país en prohibir la infraestructura de tecnología blockchain, según Perianne Boring, fundadora y presidenta de la Cámara de Comercio Digital. Los expertos de la industria también le dijeron a CNBC que podría tener un efecto dominó en los EE. UU., que actualmente se encuentra a la vanguardia de la industria minera mundial de bitcoin, y representa el 38% de los mineros del mundo.

El proyecto de ley de Nueva York, que previamente fue aprobado por la Asamblea Estatal a fines de abril antes de dirigirse al Senado Estatal, exige una moratoria de dos años en ciertas operaciones de minería de criptomonedas que utilizan métodos de autenticación de prueba de trabajo para validar transacciones de blockchain. La minería de prueba de trabajo, que requiere un equipo sofisticado y mucha electricidad, se usa para crear bitcoin. Ethereum está cambiando a un proceso que consume menos energía, pero seguirá usando este método durante al menos unos meses más.

El impulso para una votación de última hora se produjo cuando el liderazgo en el capitolio estatal logró cambiar a algunos de los senadores que antes estaban indecisos.

Los legisladores que respaldan la legislación dicen que buscan reducir la huella de carbono del estado tomando medidas enérgicas contra las minas que usan electricidad de plantas de energía que queman combustibles fósiles. Si pasa, durante dos años, a menos que una empresa minera de prueba de trabajo use energía 100% renovable, no se le permitirá expandirse o renovar los permisos, y no se permitirá que los nuevos participantes se conecten.

El efecto neto de esto, según Boring, sería debilitar la economía de Nueva York al obligar a las empresas a buscar empleos en otros lugares.

“Este es un revés significativo para el estado y sofocará su futuro como líder en tecnología y servicios financieros globales. Más importante aún, esta decisión eliminará los trabajos sindicales críticos y privará aún más del acceso financiero a las muchas poblaciones sin servicios bancarios que viven en el Empire State”, dijo Boring a CNBC.

Es un sentimiento compartido por Amando Fabiano de Galaxy Digital, quien dice que “Nueva York está sentando un mal precedente que otros estados podrían seguir”.

En cuanto a los plazos, la ley entraría en vigor tan pronto como el gobernador la apruebe.

Fuente: CNBC