El gobierno estadounidense no hace lo suficiente para resguardar la información de sus residentes, de acuerdo a una investigación interna de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, en sus siglas en inglés).

“Los equipos de investigación han encontrado numeroso casos de incumplimiento de las normas y regulaciones diseñadas para proteger las redes informáticas, los sistemas y la información”, señaló un informe elaborado por la Oficina del Inspector General (OIG) de la NSA, enviado al Congreso.

El documento, que comprende de octubre a marzo pasado, criticó que varios empleados públicos utilicen memorias USB que puedan incluir algún tipo de virus informático para guardar información y que los equipos del Gobierno sufren “problemas significativos y deficiencias”.

La NSA aconsejó revisar los sistemas de seguridad, que “con frecuencia son inapropiados o incompletos”, implementar adecuadamente un sistema de acceso de dos personas y una mejor gestión del uso de memorias externas.

El informe exculpa a la Administración de estar detrás de cualquier acción interesada que haya podido poner en peligro la privacidad de los norteamericanos.

“La OIG considera que durante el periodo analizado no se pusieron de manifiesto problemas o abusos relacionados con programas u operaciones de agencias gubernamentales”, manifestó el documento.