Noruega espera que el acceso a materias primas clave para la producción de baterías sea una moneda de cambio en su intento de evitar un impuesto aduanero para las exportaciones de baterías a la Unión Europea (UE), dijeron a Reuters ministros del gobierno.

Según un acuerdo comercial firmado entre Gran Bretaña y la Unión Europea a raíz de la salida del primero del bloque comunitario, los automóviles eléctricos producidos y exportados en cualquier lugar a partir de 2027 deben contener baterías producidas dentro del Reino Unido o la UE, o enfrentar un impuesto aduanero del 10 %.

Esto ha puesto una llave inglesa en los trabajos para Noruega, que no es miembro de la UE, y que está considerando la industria de las baterías como una de las áreas de enfoque en su impulso por una economía más verde.

«Mi objetivo es resolver esto de una forma u otra o compensarlo para que los productores de baterías noruegos tengan el mismo acceso al mercado que los jugadores europeos», dijo a Reuters el ministro de Industria noruego, Jan Christian Vestre.

Vestre indicó que era optimista acerca de encontrar una solución y que a principios de este año, Noruega había sido invitada a unirse a una reunión a nivel ministerial de la European Battery Alliance, un grupo industrial creado por la Comisión Europea y otros, algo que nunca antes había sucedido.

Noruega también ofrece acceso a minerales, metales y tierras raras que forman una parte importante de la cadena de suministro y son clave para las ambiciones de Europa de una industria de baterías sostenible, aseguró Vestre.

El segundo mayor exportador de petróleo y gas de Europa después de Rusia tiene como objetivo diversificar su base industrial, aprovechando su herencia de ingeniería de los sectores del petróleo y el transporte marítimo y sus abundantes recursos de energía renovable.

«Fue muy negativo para Noruega que esto fuera parte de un acuerdo del que no formamos parte y si es posible hacer algo al respecto, haremos todo lo que podamos», dijo a Reuters el primer ministro de Noruega, Jonas Gahr Stoere.

Ya se están planificando varias plantas de producción de baterías en Noruega, incluidos proyectos de Morrow, Freyr, Beyonder y Corvus, así como la instalación de reciclaje de Hydrovolt y la producción de materiales de la subsidiaria de Elkem, Vianode.

Fuente: Reuters