Norman Reedus, el famoso actor de la serie The Walking Dead, secundario en películas como Blade II o American Gangster, entre muchas otras, o videojuegos como Death Stranding, habló recientemente sobre un horrible accidente que sufrió mientras rodaba a principios de este año los últimos episodios de la popular serie de zombis, el actor creyó que iba a morir. Así lo recoge el medio Entertainment Weekly (vía Comicbook) con el que Reedus habló sobre el final de la producción de AMC.

Así fue el accidente que casi acaba con Norman Reedus

Así, el actor de 53 años que interpreta a Daryl Dixon en la ficción zombi sufrió el pasado 11 de marzo un aparatoso accidente mientras rodaba el final de la serie, obligando a detener el rodaje durante una semana hasta que pudo recuperarse. Así lo relata el propio actor, dando a entender que el percance fue más serio de lo que se comunicó en un principio, hasta el punto de que pensó que iba a morir.

“Oh amigo, aquello fue horrible. Toda aquella situación, para mi, fue aterradora. Pensé que iba a morir”, asegura el actor. “De verdad, fue algo muy serio. Aterrador. Mira, me han dado golpes en la cara y en la cabeza un millón de veces. He atravesado ventanas y cristales de coches, pero esa fue una llamada de atención”, explicando después que fue sometido a numerosas pruebas para comprobar su estado de salud.

“Acudí a un neurólogo. Me hicieron un montón de pruebas. Y fallé la prueba de reflejos con luz. Tenía a un guardia de seguridad que me vigilaba, por si acaso. Yo iba agarrándome a las paredes de las habitaciones mientras andaba, fue una locura”, concluye Reedus. Tras unos días, y al ver que ya mejoraba, el actor publicó en mensaje en sus redes sociales asegurando que ya se encontraba mejor; una vez se descartaron lesiones neurológicas, Reedus regresó al set para terminar tan peligrosa escena que esperamos ver en el tramo final de The Walking Dead que llegará pronto a televisión.

Fuente: MeriStation